Publicado el Deja un comentario

¿LE SACAMOS TODO EL PARTIDO A LA MIEL?

Todos conocemos los múltiples beneficios de la miel para nuestro organismo:

  • Una de las mayores fuentes de antioxidantes.
  • Potencial antibacteriano
  • Potencial hidratante.
  • Endulcorante natural
  • Gran aporte de proteínas
  • Favorece la realización de la digestión
  • Ideal para tratar heridas y quemaduras
  • Alivia la tos y el dolor de garganta.

Incluso algunos estudios han concretado en los aportes y beneficios de estas en base al tipo

  • De tomillo: es antiséptica y digestiva.
  • De romero: es tonificante, expectorante y favorece el funcionamiento hepático.
  • De eucaliptus: está indicada para tratar catarros y gripes.
  • De bosque o encina: es ideal para el asma y la bronquitis.
  • De azahar: goza de efectos sedantes y conciliadores del sueño.
  • De espliego: tiene propiedades tónicas y antiinflamatorias que alivian la tos y la laringitis. 
  • De brezo: es rica en hierro e ideal para las anemia.

Pero creo que si nos centramos en sus usos culinarios nos quedamos siempre cortos pues son multitud las combinaciones que se pueden hacer con este productos

A continuación daremos algunas ideas:

  • Salsa de miel: Acompaña tu carne o pescado a la plancha con una salsa elaborada con miel de romero y un vino.

Pon en un cazo una copa de vino (blanco o tinto según el gusto). Añadele un 3 cucharadas de miel y deja reducir hasta que se note que empieza a tomar un poquito de espesor

  • Jamoncitos de pollo con miel: Combina muy bien con el pollo tanto con los jamoncitos como muslos o alones

En un poco de agua y diluye la miel. Mezcla con 2 cucharadas aceite de oliva, el zumo de un limón y una pizca de canela, tomillo, romero, orégano y guindilla

. Bátelo bien. Puedes hacerlo con las varillas, o en un tarro de cristal bien tapado y agita enérgicamente.

Salpimenta 1 kg de jamoncitos de pollo, alitas o también se puede hacer con muslos. Deja macerando un mínimo de 1/2 hora para que tome bien todos los sabores.

En una cacerola sofríe una cebolla picada y 2 dientes de ajo picados con el aceite. Añade el caldo de la maceración y pon a fuego medio. Incorpora el pollo y tapa la cacerola con el fuego más bajo. Cocina hasta que el pollo esté tierno y jugoso.

  • Queso con miel: Estamos acostumbrados a acompañar el queso fresco con miel pero ¿has probado otro tipo de queso con ella? Te aseguro que es un manjar

Y si este lo acompañamos de unas nueces o uvas le dará un toque muy especial

  • Pan con mantequilla de aceite y miel: Es común añadir un chorreón de aceite de oliva y de miel al una tostada, pero si sustituyes dicho aceite por una mantequilla de aceite de oliva virgen extra comprobarás la diferencia y el sabor tan delicioso que acompaña a ese pan tostado

Del mismo modo, para quienes le asusta la combinación de aceite con miel por la explosión calórica recomiendo emplear pan tostado integral con miel y espolvorearlo con aceite en polvo no perdiendo el sabor del aceite y consumiendo menos

  • Fruta con miel: uno de los caballos de batalla es hacer que los niños coman fruta.

Que tal si hervimos una manzana o pera peladas y sin pepitas, partida por la mitad y cuando estén tiernas le añadimos un chorreón de miel y unos frutos secos. Seguro que de esa forma no se resisten.

¿Te atreves a probar alguna de estas recetas?

Te dejamos aquí algunos de los ingredientes para realizarlas sin que tengas que salir a comprarlos

Miel

Pollo

Queso

Café

Mantequilla de aceite

Polvo de aceite

Aceite de oliva virgen extra

Otros muchos productos

SI TE HA GUSTADO COMPARTE
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *